Alfredo Miroli, médico especialista en inmunología, es el Presidente de la Sociedad Científica de Patologías Adictas del Colegio Médico de Tucumán,

De forma muy didáctica, el doctor Alfredo Miroli, especialista en inmunología, brinda una expliación sobre aspectos del coronavirus COVID-19 que ha despertado el einterés de millones de personas.

Esto es lo que señala el reconocido médico, en un video que está siendo compartido por miles y que ya cuenta con millones de reproducciones.

Desafíos infecciosos.

Cuando los seres humanos nos enfrentamos a desafíos infecciosos, como el sida, el cólera, o la gripe española; tenemos dos forma de reaccionar: Prudente temor, o patológico terror.

El temor prudente, nos mueve a tomar acciones de cuidado y prevención. Sin embargo el terror patológico, paraliza, y llega a generar una serie de medidas nocivas promovidas por el miedo.

Virus grandote.

El COVID-19 es un virus «grandote» y pesadito. Mide 200 nanómetros, y tiene una serie de proteínas y proteínas con azucar que lo hacen pesado.

Cuando estornudamos, y cuando pronunciamos ciertos vocablos, las personas lanzamos gotitas de salibas casi invisibles (microgotas), que pueden llegar a volar hasta 12 metros de distancia, como en el caso del virus de sarampión, por ser liviano.

Sin embargo, el coronavirus COVID-19, pueden llegar a expandirse a un máximo de metro y medio de distancia, por ser pesadas. Por ello se recomienda mantener dos metros de distancia entre las personas para evitar un posible contagio.

Resistencia del virus.

Otra característica del coronavirus, es su resistencia en el ambiente, o en las superficies, pues hasta el tercer día podría contagiar a cualquier persona que tenga contacto con éste.

Por ello, se recomienda lavarse bien las manos antes de agarrarse la boca, la nariz o los ojos. Esto además se debe a que el virus penetra el organismo del ser humano a través de la mucosidad, y no a travez de la piel.

La corona del virus.

La parte externa del coronavirus, está rodeada por una glicoproteína, que tiene la forma de espina o corona. Esta glicoproteína es la llave para que el virus penetre las células de la mucosa en las personas.

Esta «llave», se disuelve con el jabón, por eso el mejor anticéptico es el jabón (no el alcohol ni el gel). Por ello, una de las reiteradas recomendaciones para prevenir la propagación del coronavirus, es lavarse fuerte las manos.

El virus no se queda en el cuerpo

El coronavirus COVID-19 es de ácido rivonucleíco, por lo tanto, no queda alojado en nuestro organismo por siempre. El ciclo de vida de este virus, una vez que se aloja en nuestro organismo, dura hasta 12 días como máximo. Luego ya no lo tenemos, y nuestro organismo deja de ser contagioso.

Probabilidad

Las probabilidades de padecer alguna afectación, en el organismo infectado con coronavirus, es de 20%. Es decir, solo el 20% del total de infectados podría desarrollar síntomas de malestares. Dicho de otra manera, el 80% de casos, no presenta ninguna complicación.

Respecto a la tasa mortalidad del coromavirus, como ya se sabe, es de 3%, lo que significa que el 97% de casos, se puede superar con éxito.