Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El ecocidio registrado el mes de diciembre en la bahía de Supe Puerto sigue impune. Hasta el momento ni la Autoridad Nacional del Agua, ni DIGESA se pronuncian oficialmente sobre el grave daño al ecosistema marino.

Frente a los constantes reclamos de los vecinos y pescadores artesanales, quienes atribuyen la muerte masiva de muy muys y cangrejos a la contaminación que emanan las fábricas, la empresa TASA del Grupo Breca fue la única en contactarse con los dirigentes de la sociedad civil, autoridades locales y medios de comunicación para realizar un taller de visita guiada por la planta de Supe Puerto, y así exponer sobre su política de responsabilidad social y sostenibilidad de los recursos.

El ingeniero Jorge Rivera, superintendente de la planta Supe de TASA, aseguró que el desempeño de la empresa se desarrolla en armonía con la comunidad y el medio ambiente. Además informó que la fábrica de harina y aceite de pescado cuenta con un moderno sistema de tratamiento de agua de bombeo, y que los residuos son trasladados diariamente por una EPS certificada y especializada en manejo de residuos sólidos, minimizando al máximo cualquier daño ambiental.

Respecto a la masiva muerte de muy muys en la bahía, Jorge Rivera mostró un informe del Instituto del Mar Peruano (IMARPE) cuyos especialistas asociaron este fenómeno a las condiciones anómalas que presenta el litoral de esta zona, como por ejemplo el bajo nivel de oxígeno en el agua, incluso según el escueto informe deslizan la posibilidad de que podría tratarse del proceso de normalización posteriores a El Niño. Sin embargo este documento no presenta resultados de otros tipos de análisis que descarten presencia químicos tóxicos en el mar o en las especies hidrobiológicas, ya que los pescadores artesanales señalan que las fábricas arrojan residuos de soda caustica al mar. El ingeniero Rivera propuso que el bajo nivel de oxígeno en las aguas de la bahía, conocido como anoxia, se debe a varios factores, entre ellos los residuos domésticos que la población evacúa hacia el mar sin ningún tratamiento previo, como el desagüe por ejemplo. Además advirtió que las aguas de los regadíos agrícolas que contienen residuos de pesticidas van directamente al mar sin ningún filtro previo.

Ver el informe de Imarpe

A este taller asistieron representantes de ONGEI, APROSUPE, el alcalde Diego Blas, dirigentes de la sociedad civil y periodistas de Barranca.

Aunque no se disiparon del todo las dudas sobre quiénes serían los verdaderos  responsables del ecocidio registrado el mes de diciembre, los asistentes destacaron la iniciativa de la empresa TASA por aperturar el diálogo e interesarse por la problemática ambiental de Supe Puerto para encontrar soluciones de la mano con la comunidad.

Mientras tanto se espera que la ANA, DIGESA, OEFA, MINAM, digan algo sobre los resultados del os análisis de las especies marinas aniquiladas y su impacto en el medio ambiente.

Facebook Comments