Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El oligopolio de las comunicaciones en el Perú intenta desfigurar la lucha popular en Puente Piedra con rótulos insidiosos: “Vandalismo”, “Infiltrados de SL”, “Protesta sin norte”, “Violentistas”, etc. Sin embargo no enfatizan la raíz del problema, el origen del mal ni a sus protagonistas. No es casualidad, ya que ODEBRECHT hizo grandes negocios con el Apra, Perú Posible, Nacionalismo, Fujimorismo, PPK y FS de Susana Villarán. Todos desde el poder alimentaban a los medios de comunicación para justificar la inversión privada brasileña entregando miles de millones por concepto de publicidad a RPP, El Comercio, America Tv, La República, etc.

36 intercambios viales fueron negociados en Lima con el respaldo unánime del Consejo de Municipal de Lima Metropolitana, es decir, todos los regidores incluyendo a la oposición estuvieron de acuerdo con ODEBRECHT. El contrato fue direccionado y nada transparente. Se prometió una inversión de 590 millones de soles que jamás se supervisó y antes de que culminen las obras Rutas de Lima (ODEBRECHT) ya estaba recaudando varios millones en peaje. 30 años de ganancia para la empresa privada del bolsillo de los peruanos a cambio de nada. Se calcula una ganancia de 15 mil millones para ODEBRECHT, y con todo ese dinero puede manipular a su antojo a la prensa, a la policía, al presidente del Perú, al Congreso de la República, al Poder Judicial, al Ministerio Público, y todo aquel que se le cruce en el camino.

Sin embargo la dignidad del pueblo sigue latente a pesar de los embates y las traiciones, y el año 2017 inicia con un golpe duro a la cleptocracia, un mensaje contundente a la oligarquía: El peruano está harto de tanta porquería. #PuentePiedraResiste #ElPeajeNoVa

Escribe: Yofré López

Facebook Comments