“Prensa mermelera”, o simplemente “mermeleros”, es la denominación que la población asigna a los periodistas que viven adulando a las autoridades de turno. Y se dice con desprecio, “mermeleros”, pues saben que con dinero público se financia o se “aceita” el silencio o la difusión de la mentira.

El alcalde Ricardo Zender, durante los meses de enero y febrero del 2019, ha invertido 25,900.00 soles en «publicidad». El encargado de distribuir este dinero fue el señor Jorge Luis Mendoza Torres, como jefe de la oficina de imagen institucional, y causalmente fueron sus entrañables amigos los principales beneficiarios.

Poner publicidad no es ilegal, tampoco es antiético a priori, tendríamos que observar el contexto en que se hicieron estos contratos y el contenido periodístico de los medios que se beneficiaron, así podríamos ver si la condición implícita para ganar un contrato publicitario era defender al alcalde o al menos no criticar ni incomodar a la gestión de turno.

Lo que llama la atención es que todo ese dinero por concepto de publicidad, se contrató presuntamente de manera retroactiva, sin planificación previa, sin haber solicitado el servicio con anticipación, y posiblemente en algunos casos sin que se haya brindado realmente el servicio. Por supuesto que esto amerita una investigación para determinar qué tipo de campañas de comunicación justificaron este tipo de contratos retroactivos de publicidad, y si se realizó un monitoreo real de las pautas en las radios o espacios contratados.

Está dentro de las facultades de los regidores, incluyendo del procurador municipal, investigar cómo se concretaron estos requerimientos ¿Hizo el jefe de imagen un pequeño estudio de mercado o un sondeo para determinar en dónde colocar la publicidad?, ¿cuál es el público objetivo de cada medio, su nivel de credibilidad y la cantidad de oyentes aproximados a los que llega? ¿O acaso el requisito era simplemente ser amigo del señor Jorge Luis Mendoza Torres, quien se autodenomina en su hoja de vida como Coach de Oratoria e Inteligencia Emocional?

Gracias a la investigación de este medio de comunicación, se supo que el señor Jorge Luis Mendoza Torres estuvo cobrando un sueldo de cuatro mil soles mensuales, cuando el verdadero sueldo del jefe de imagen institucional de la MPB estaba regulado legalmente en mil quinientos soles. También descubrimos que el señor Mendoza había sido nombrado por el alcalde Ricardo Zender en el área de imagen, sin contar con los requisitos mínimos establecidos por la Ley. Es decir, habría sido designado de manera irregular y además, habría realizado cobro indebido. Todo eso es justamente lo que deben investigar los regidores y el procurador municipal para no caer en el círculo vicioso de la anterior gestión del ex alcalde Elgar Marreros, donde la omisión de funciones reinaba impunemente.

Dejamos aquí la lista de los 26 periodistas que tuvieron compromiso publicitario con la Municipalidad Provincial de Barranca los meses de enero y febrero del 2019. Algunos cobraron en familia, otros habrían cobrado mediante un tercero para que su nombre no aparezca en la lista. Otros no tienen programa radial ni televisivo, y la mayoría en el mes de enero no trabajaron. Sin embargo hay que dejar en claro que los contratos de publicidad no siempre significan una mordaza, y eso depende de cada periodista. El público es siempre el mejor juez.

(La famosa mermelada, siempre tiene la finalidad de ocultar información a la población. Pero casi nunca funciona, porque tarde o temprano todo sale a la luz).