El 5 de junio se celebró el Día Mundial del Medioambiente en medio de una pandemia que deja, hasta el momento, 400 000 muertes. En relación con esto, la destrucción de la biodiversidad es una de las causas de la transmisión de enfermedades de los animales a los seres humanos. La caza ilegal, por ejemplo, hace que circulen cientos de especies y esto aumenta las posibilidades de contagio. Detener estas prácticas resulta imprescindible para evitar contagios y preservar la biodiversidad. Asimismo, en medio de la revolución ambiental, muchas ciudades adoptan medidas para cuidar el entorno natural y el coronavirus brinda nuevas oportunidades. ¿Cuál es el impacto de la pandemia en el medioambiente?

Impacto positivo

Uno de los principales efectos que tuvo la pandemia a nivel mundial fue la disminución de dióxido de cárbono producto del cierre de fábricas en distintos puntos del planeta. La disminución del consumo de combustibles fósiles, como petróleo y carbón, produjo una reducción del 25 por ciento de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Sin embargo, es posible que cuando todas las operaciones se reanuden, estos niveles vuelvan a aumentar. Lo mismo sucede con la contaminación proveniente del vuelo de aviones. Si se considera que un vuelo entre Europa y América del Norte genera alrededor de 1000 toneladas de dióxido de carbono, sin duda, el alivio ha sido considerable teniendo en cuenta que las aerolíneas no operan desde marzo.

Los animales salvajes son otros de los grandes beneficiados por la pandemia ya que, debido a la prohibición del comercio ilegal impuesta por China al producirse el brote de coronavirus, se ha producido una suspensión de la caza furtiva. China es conocida por la comida y los platos exóticos, como cobra frita o sopa hecha con testículos de tigre, y considera a los animales salvajes un manjar. Sin embargo, a raíz de la pandemia, han comenzado los debates respecto a la caza y el comercio de especies exóticas y la Asamblea Popular Nacional de China podría dictar una ley para prohibir definitivamente el consumo y el tráfico de las especies.

Los nuevos desafíos

Uno de los principales desafíos de la pandemia será encontrar la manera de no revertir el impacto positivo que el confinamiento y el cierre de fábricas industriales, entre otras medidas, han tenido sobre el medioambiente. El Fondo Mundial para la Naturaleza ha advertido que la pandemia debería ser tomada como una advertencia para el futuro. Reducir la contaminación eligiendo, por ejemplo, medios de transporte sustentables, será una decisión acertada al finalizar la etapa de confinamiento. Es necesario que la humanidad tome conciencia de su impacto en el medioambiente y salir del confinamiento brinda una nueva oportunidad.

El coronavirus ha tenido un impacto positivo en el medioambiente y los animales. Detener la destrucción de la biodiversidad ayudará, no solo a cuidar nuestra salud, sino también la del planeta en el que vivimos. Tomar conciencia y adoptar nuevas medidas es el primer paso para mantener las consecuencias positivas de la pandemia.