¿Dónde está el dinero para el estadio de Pampa San Alejo?

Estadio de fútbol fue valorizada en 770 mil soles y no se ejecutó la obra.

POLÍTICA

Alcalde prometió la construcción de un estadio de fútbol en Pampa San Alejo buscando congraciarse con los pobladores para que no firmen su revocatoria, pero no cumplió.

Elgar Marreros se burló de los pobladores de las zonas rurales con promesas falsas con la finalidad de encontrar simpatizantes para evitar que firmen su revocatoria. Sin embargo pasaron los meses y ninguna de las obras que inició se han culminado, incluso algunos proyectos fueron abandonados.

Tal es el caso del estadio de fútbol de Pampa San Alejo, que únicamente figura como una idea en un presupuesto firmado por funcionarios municipales, porque en el campo solo hay tierra y olvido. Según las declaraciones de los vecinos, Marreros se preocupó por remover la tierra del terreno donde sería construído el estadio, el mes de octubre del 2016, justo cuando se estaban recolectado las firmas de la revocatoria. “lo hizo con el objetivo de embaucarnos, de burlarse de nosotros. Él sabía que no iba a cumplir, es un estafador” referían los vecinos sobre Marreros.

En el siguiente video se escucha a Marreros prometiendo obras que nunca cumplió. La demagogia es su talento innato.

Esta obra fue presupuestada con 770 mil soles, dinero que se presume fue malversado por el alcalde para pagar favores y evitar su vacancia en el Jurado Nacional de Elecciones.  Los dirigentes de la zona recuerdan que la obra denominada “Agua y Alcantarillado para los 7 Pueblos” fue sometida a los bajos instintos de esta gestión liderada por Elgar Marreros, que según unos audios periodísticos publicados, el ex adminsitrador municipal exigía pagos de coima para firmar contrato con los proveedores.

“Pampa San Alejo exige que se ejecute la obra tal como nos prometió el alcalde, caso contrario saldremos a protestar a la municipalidad para recordarles que existimos” dijeron.

Facebook Comments

Leave a Reply

Lost Password

Ir a la barra de herramientas